domingo, 15 de agosto de 2010

¿Un retrato?, ¿Una ventana de Leonardo?, en todo caso un objeto muy interesante...























En una vitrina del Museo Nazionale de Nápoles hay dos retratos realizados sobre vidrio (¿en encáustica?, aún no lo sabemos), de un tamaño pequeño (unos cuatro cm). Están engarzados en un mango de metal. Uno de ellos tiene un buen estado de conservación. (foto) Lo primero que este curioso objeto sugiere es que pueda ser, no sólo un soporte pictórico, sino además, un artilugio óptico para conseguir realizar el retrato con la mayor fidelidad posible (recuerda a una lupa, pero no lo es. Es plano). Entonces ¿puede ser una pequeña ventana de Leonardo?, ésto es, una superficie cristalina fija en un lugar en la que dibujamos al modelo también inmovil detrás del cristal. Pero entonces nos damos cuenta de que la pintura está realizada desde detrás de la cara visible. Entonces si hubiese realizado un dibujo previo, sería el primer trazo y se vería por delante.* El pintor tuvo que pintar al revés, empezando por los detalles y acabando por lo general, lo que demuestra que fue realizado como, según Aristóteles, los pintores debían pintar: sin mezclar los colores, con líneas yuxtapuestas. Ésta técnica ahora se utiliza en restauración para reintegrar lagunas en las pinturas y se denomina "rigattino". También utilizaba está técnica Seurat (él utilizaba puntos, puntillismo). Entonces volvemos a la óptica: en efecto el autor de ésta joyita utilizó una técnica óptica, pero no de proyección, sino de mezcla cromática. En fin, muchas preguntas para un objeto tan pequeñito... *Podría haber utilizado un dibujo previo por delante del vidrio, haber realizado su pintura con ayuda de éste dibujo, por la parte trasera, y una vez concluida, haberlo borrado.