martes, 26 de octubre de 2010

La pintura (el arte) ha muerto:








En muchas ocasiones se ha anunciado esta defunción, pero aquí hablaremos de las veces y las causas por las que se anunció en la Antigüedad Clásica:

- Plinio habla de que los autores contemporáneos no tienen calidad artística, sino que son los pigmentos carísimos que se traen de sitios exóticos, los que hacen valiosas las representaciones plásticas.
“…Pero ahora que invaden las paredes las púrpuras y que la India nos trae el limo de sus ríos y la sangre de sus dragones y elefantes, no hay nada noble que mencionar en el terreno pictórico. Desde luego todo era mejor cuando la riqueza (de los materiales) era menor. Esto es así porque como antes hemos dicho se atiende al valor de las cosas, y no al del espíritu” (Plinio, Historia Natural, XXXV, 50)
- Vitrubio se queja de que las representaciones de los pintores contemporáneos a el no imitan la realidad y realizaban animales monstruosos y soportes arquitectónicos imposibles.
“No es posible dar la aprobación a pinturas que no imitan la realidad, y aunque sean esmeradas y correctas técnicamente hablando, no se deben estimar ni apreciar al instante como buenas, a no ser que expresen cierta estructura racional, sin ningún tipo de contradicción con las reglas del gusto y del arte” (Vitrubio, Los diez libros de arquitectura, Lib.VII, cap.5).
La mímesis, la imitación de la realidad, era uno de los objetivos de la pintura, un concepto fundamental de la plástica de época Clásica del que hablan Xenócrates, Platón, Aristóteles y otros grandes filósofos.
También se refiere al valor de la pintura actual que tiene que ver más con los pigmentos utilizados que con la valía de los artistas:
“Lo que los antiguos lograban demostrar poniendo su empeño e ingenio artístico, ahora se quiere conseguir mediante el sugerente atractivo de los colores y la categoría que añadía a sus obras la capacidad artística, ahora se logra mediante el dinero que desembolsa el cliente (en pigmentos)”

Ambos autores, a su manera, anuncian que el arte ha muerto.

El uso y abuso de pigmentos caros (floridi, según Plinio) en época romana contrasta con el uso de colores más baratos (austeri) en épocas anteriores (griega y macedónica). En ésta época si se utilizaban una gran variedad de colores en las representaciones, pero en mucha menor cantidad cuando eran caros: Cinnabaris, Chrysocolla, Caeruleus, Purpurissum….
Además algunos autores de la época dorada de la pintura griega y helenística pintaron con una paleta reducida: la tetracromía. El blanco de Melos, el negro atramentum, el rojo Sínope del Ponto y el Ocre ático fueron los cuatro colores que usaron Apeles, Etión, Melantio y Nicómaco. Incluso Zéuxis pintó muchos cuadros monócromos, lo que no quita que también usase una amplia gama de colores en otras obras suyas.
En Nápoles, antigua colonia griega, el gusto por los antiguos estilos pictóricos helenistas permitió que se realizaran múltiples reproducciones de obras griegas y macedónicas y “neo-helenismos”.
Éste tipo de pinturas más realistas, más pictóricas, eran más del gusto de estos dos autores, aunque en su época no estuviesen “de moda”.
Columnas que sí parecen sujetar verosímilmente los frisos, como le gustaban a Vitrubio, en la villa de Popea, en Oplontis.




Un monócromo sobre mármol como los que hacía Zéuxis (Museo Nacional de Nápoles).