martes, 2 de junio de 2009

Pintura mural al fresco romana. Resumen de la Teoría.Tarraco Viva ´09

El concepto de “pintura mural” se refiere solamente, como su nombre indica, a que está realizada en una pared, por lo tanto tiene carácter inmueble.
El concepto “fresco” se refiere a la técnica con la que está realizada dicha pintura, y como explicaremos se fundamenta en el ciclo de la cal.
Dicha técnica se basa en la reacción química de carbonatación del hidróxido de cal.
El hidróxido de cal se obtiene tras haber sometido a una piedra caliza o a un mármol a 900ºC en un horno, obteniendo cal viva (CaO), que es apagada en piscinas cubierta por agua, hidratándose, obteniendo CaOH2 que es la cal hidratada (que tiene un aspecto como de yogourt) con una capa de agua sobrante encima con la que más adelante mezclaremos los pigmentos para tener los “colores a la cal” con los que pintar.
La “cal apagada”, o hidróxido de cal (CaOH2) se mezcla con los áridos necesarios (explicaremos más adelante las diferentes capas de enlucido) y en la última capa del enlucido es donde, antes de que evapore el agua y carbonate la cal, pintamos con los “colores a la cal” anteriormente explicados.
Estos colores o pigmentos tienen que ser resistentes a la basicidad de la cal que transmuta algunos colores que tengan naturaleza ácida u orgánica.
Para pintar al fresco, en teoría según Vitrubio, se tendían hasta siete capas diferentes de mortero de cal:

- Se tendían una o dos manos de Trullisatio o mortero de granulometría de árido mayor, para igualar la pared de imperfecciones Se aplicaban con paletas, llamadas trulla, similares a las de la actualidad. (Dichas herramientas se han encontrado en el fuerte romano de Saalburg, Alemania)

- Después se aplicaban las Directiones, cuyo número va desde cuatro que nos recomienda Vitrubio (teóricamente) hasta una o dos que se han llegado a descubrir en obras de menor categoría. Las dos primeras estaban compuestas de cal con arena fina (bien cribada) y las dos últimas contenían como carga polvo de mármol y se las enriquecía con más cantidad de cal. La finura de las capas permite la carbonatación de la cal.
A veces en la última capa se añadía caolín a la mezcla, que posteriormente se bruñía, consiguiendo así el aspecto encerado y especular de algunas de las mejores pinturas pompeyanas. El pulimento se realizaba con una talocha de madera llamada liáculum y se llamaba Politiones.

Una vez que éste último mortero está lo suficientemente duro como para resistir los pinceles se comienza a realizar el dibujo.

El dibujo se solía tener ya hecho (o calcado de un original famoso, se hacían papeles transparentes untándoles aceite) sobre un cartón (un pergamino, un papiro…). A este cartón se hacían agujeritos por toda la silueta del dibujo y con polvo de Sinope (una colonia griega de Sínope)se trasladaba el diseño a la pared. También nos dice Quintiliano que los pintores romanos utilizaban la técnica del cuadriculado para copiar con mayor facilidad y para agrandar o empequeñecer el diseño.

Para encajar los dibujos en la pared o para trazar la arquitectura tan característica de la pintura mural romana se utilizaban cimbras de cuerda con pigmentos (como las actuales botas), de las cuales tenemos numerosas improntas.

Una vez que estaba hecho el dibujo se procedía a pintar con colores diluidos en agua de cal.

En la pintura mural una vez que la cal que se ponía en obra había carbonatado, se seguía pintando al seco. Se pintaba con varias técnicas:

- Pintura a la cal: colores mezclados con agua de cal.
- Temple a la cola: pigmentos mezclados con cola de huesos.
- Temple al huevo: Pigmentos mezclados con la yema del huevo mezclada con agua.
- Otros temples: de caseína, derivado de la leche; de cola de pescado…


Si queréis que os resolvamos dudas, hacednos vuestras preguntas en los comentarios, y en la medida de lo posible, os las resolveremos. Un saludo y ¡ánimo a los que quieran atreverse con la técnica!.

"QUE NO PASE UN DÍA SIN HACER UNA LÍNEA" (APELES DE COS, S.IV)

2 comentarios:

Maria dijo...

Felicidades otra vez por el taller y por la charla. Disfruté muchísimo.
Y ¿cuál sería el consejo para quien quiera atreverse con la técnica? ¿Hay algún manual que explique cómo ir paso a paso?

MVarte dijo...

Mira la bibliografía, pero el libro que mejor lo explica, paso a paso, es el que publica de la Escuela de los Oficios de León, "La Cal y el Estuco", de varios autores, entre ellos Francisco Azconegui.